Centro ENDO

ENDOCRINOLOGÍA,
NUTRICI'ON, DIABETES Y
OTRAS ESPECIALIDADES.

INSTALACIONES

nuestro centro médico

PROFESIONALES

conozca los especialistas

PACIENTES

info, novedades

CONTACTO

envíe su consulta

DIr. Médica: FABIANA MASJOAN

Seguinos en Facebbok

5493425318111 / 5493426983599

TIEMPO DE PEELING - Dra. María J. Benet - DERMATÓLOGA

Es un procedimiento dermatológico que elimina capas externas de la piel para mejorar su apariencia y textura. Es una forma de exfoliación que utiliza sustancias o tecnología para realizar esta renovación. Es que a medida que transcurre el tiempo se enlentece el mecanismo de eliminación natural de la capa córnea (la más externa de la piel) y, por lo tanto, se demora la renovación celular. Con el peeling forzamos y aceleramos ese proceso de reposición, mediante la extracción física de la célula o por efecto de los ácidos. Al mismo tiempo contribuye a la oxigenación profunda de los tejidos y la producción de colágeno.

CÓMO FUNCIONA

Actúa por dos mecanismos principales: produce una exfoliación de las capas superficiales de la piel y estimula la vascularización (es decir, la renovación celular, la formación de nuevos vasos sanguíneos). El peeling produce una exfoliación y actúa a nivel pigmentación. Además estimula la renovación del colágeno.

CÓMO RECONOCER CUANDO LA PIEL LO NECESITA

La piel puede tener signos como fotoenvejecimiento, falta de luminosidad, coloración excesiva, manchas solares, deshidratación, poros dilatados, cicatrices o acné. La superficie de la epidermis recibe y acumula el daño producido por el sol, la sequedad, los radicales libres y las agresiones ambientales. La intensidad del peeling (superficial, medio o profundo) lo determina el especialista según el tipo de piel y los signos que presente la piel. También se debe considerar los resultados y la duración que se busca con el tratamiento.

QUÉ LOGRA

Quitar las células dañadas y muertas, eliminar la acumulación de pigmentos producida por la radiación solar, propiciar la regeneración de los tejidos para rejuvenecer la epidermis y reactivar el colágeno para favorecer la regeneración celular.

PEELINGS MANUALES

Son los que se hacen con la aplicación de ácidos, cuyo vehículo puede ser líquido, en gel o con una máscara. Según los signos en la piel de cada persona, el dermatólogo determina la combinación de ácidos y el tiempo que los dejará actuar. Posteriormente se realiza un tratamiento descongestivo, para desinflamar la piel y permitir la rutina normal. Los ácidos se eligen teniendo en cuenta el tipo de piel, si la epidermis está engrosada y compacta, si hay vasodilatación y edema, rosácea, acné, arrugas y el tipo de manchas y líneas. También se considera si se realiza como complemento de otros tratamientos, como luz pulsada intensa, láseres fraccionados o cuidados domiciliarios con ácido retinoico o glicólico.

LOS ÁCIDOS

Ácido glicólico: se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que consigue buena penetración en la piel. Puede irritar. Se indica en manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

Ácido salicílico: se extrae de las hojas del sauce. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico, por eso es muy útil para desinflamar lesiones de acné. Es muy beneficioso para el tratamiento de manchas.

Ácido mandélico: se extrae de las almendras y tiene la ventaja de no producir tanta irritación como el ácido glicólico, y es más apropiado para tratar manchas, rosáceas y acné en pieles sensibles. Puede emplearse en pacientes con piel oscura.

Ácido retinoico: estimula la formación de colágeno y reduce la dilatación de los poros. Es útil para tratar el envejecimiento de la piel y el acné no inflamatorio.

Ácido tricloroacético: produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Se indica para tratar cicatrices más profundas y pieles muy fotoenvejecidas. Debe realizarse siempre en pieles claras.

PEELINGS MECÁNICOS

Se realizan con instrumental de microdermoabrasión. La más usual es la punta de diamante. También existen los peelings mecánicos más ablativos que utilizan láseres fraccionados. Actualmente, muchos tratamientos combinan ambas metodologías para obtener mejores resultados.n pn procedimiento dermatológico que elimina capas externas de la piel para mejorar su apariencia y textura. Es una forma de exfoliación que utiliza sustancias o tecnología para realizar esta renovación. Es que a medida que transcurre el tiempo se enlentece el mecanismo de eliminación natural de la capa córnea (la más externa de la piel) y, por lo tanto, se demora la renovación celular. Con el peeling forzamos y aceleramos ese proceso de reposición, mediante la extracción física de la célula o por efecto de los ácidos. Al mismo tiempo contribuye a la oxigenación profunda de los tejidos y la producción de colágeno.

CÓMO FUNCIONA

Actúa por dos mecanismos principales: produce una exfoliación de las capas superficiales de la piel y estimula la vascularización (es decir, la renovación celular, la formación de nuevos vasos sanguíneos). El peeling produce una exfoliación y actúa a nivel pigmentación. Además estimula la renovación del colágeno.

CÓMO RECONOCER CUANDO LA PIEL LO NECESITA

La piel puede tener signos como fotoenvejecimiento, falta de luminosidad, coloración excesiva, manchas solares, deshidratación, poros dilatados, cicatrices o acné. La superficie de la epidermis recibe y acumula el daño producido por el sol, la sequedad, los radicales libres y las agresiones ambientales. La intensidad del peeling (superficial, medio o profundo) lo determina el especialista según el tipo de piel y los signos que presente la piel. También se debe considerar los resultados y la duración que se busca con el tratamiento.

QUÉ LOGRA

Quitar las células dañadas y muertas, eliminar la acumulación de pigmentos producida por la radiación solar, propiciar la regeneración de los tejidos para rejuvenecer la epidermis y reactivar el colágeno para favorecer la regeneración celular.

PEELINGS MANUALES

Son los que se hacen con la aplicación de ácidos, cuyo vehículo puede ser líquido, en gel o con una máscara. Según los signos en la piel de cada persona, el dermatólogo determina la combinación de ácidos y el tiempo que los dejará actuar. Posteriormente se realiza un tratamiento descongestivo, para desinflamar la piel y permitir la rutina normal. Los ácidos se eligen teniendo en cuenta el tipo de piel, si la epidermis está engrosada y compacta, si hay vasodilatación y edema, rosácea, acné, arrugas y el tipo de manchas y líneas. También se considera si se realiza como complemento de otros tratamientos, como luz pulsada intensa, láseres fraccionados o cuidados domiciliarios con ácido retinoico o glicólico.

LOS ÁCIDOS

Ácido glicólico: se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que consigue buena penetración en la piel. Puede irritar. Se indica en manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

Ácido salicílico: se extrae de las hojas del sauce. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico, por eso es muy útil para desinflamar lesiones de acné. Es muy beneficioso para el tratamiento de manchas.

Ácido mandélico: se extrae de las almendras y tiene la ventaja de no producir tanta irritación como el ácido glicólico, y es más apropiado para tratar manchas, rosáceas y acné en pieles sensibles. Puede emplearse en pacientes con piel oscura.

Ácido retinoico: estimula la formación de colágeno y reduce la dilatación de los poros. Es útil para tratar el envejecimiento de la piel y el acné no inflamatorio.

Ácido tricloroacético: produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Se indica para tratar cicatrices más profundas y pieles muy fotoenvejecidas. Debe realizarse siempre en pieles claras.

PEELINGS MECÁNICOS

Se realizan con instrumental de microdermoabrasión. La más usual es la punta de diamante. También existen los peelings mecánicos más ablativos que utilizan láseres fraccionados. Actualmente, muchos tratamientos combinan ambas metodologías para obtener mejores resultados.rocedimiento dermatológico que elimina capas externas de la piel para mejorar su apariencia y textura. Es una forma de exfoliación que utiliza sustancias o tecnología para realizar esta renovación. Es que a medida que transcurre el tiempo se enlentece el mecanismo de eliminación natural de la capa córnea (la más externa de la piel) y, por lo tanto, se demora la renovación celular. Con el peeling forzamos y aceleramos ese proceso de reposición, mediante la extracción física de la célula o por efecto de los ácidos. Al mismo tiempo contribuye a la oxigenación profunda de los tejidos y la producción de colágeno.

CÓMO FUNCIONA

Actúa por dos mecanismos principales: produce una exfoliación de las capas superficiales de la piel y estimula la vascularización (es decir, la renovación celular, la formación de nuevos vasos sanguíneos). El peeling produce una exfoliación y actúa a nivel pigmentación. Además estimula la renovación del colágeno.

CÓMO RECONOCER CUANDO LA PIEL LO NECESITA

La piel puede tener signos como fotoenvejecimiento, falta de luminosidad, coloración excesiva, manchas solares, deshidratación, poros dilatados, cicatrices o acné. La superficie de la epidermis recibe y acumula el daño producido por el sol, la sequedad, los radicales libres y las agresiones ambientales. La intensidad del peeling (superficial, medio o profundo) lo determina el especialista según el tipo de piel y los signos que presente la piel. También se debe considerar los resultados y la duración que se busca con el tratamiento.

QUÉ LOGRA

Quitar las células dañadas y muertas, eliminar la acumulación de pigmentos producida por la radiación solar, propiciar la regeneración de los tejidos para rejuvenecer la epidermis y reactivar el colágeno para favorecer la regeneración celular.

PEELINGS MANUALES

Son los que se hacen con la aplicación de ácidos, cuyo vehículo puede ser líquido, en gel o con una máscara. Según los signos en la piel de cada persona, el dermatólogo determina la combinación de ácidos y el tiempo que los dejará actuar. Posteriormente se realiza un tratamiento descongestivo, para desinflamar la piel y permitir la rutina normal. Los ácidos se eligen teniendo en cuenta el tipo de piel, si la epidermis está engrosada y compacta, si hay vasodilatación y edema, rosácea, acné, arrugas y el tipo de manchas y líneas. También se considera si se realiza como complemento de otros tratamientos, como luz pulsada intensa, láseres fraccionados o cuidados domiciliarios con ácido retinoico o glicólico.

LOS ÁCIDOS

Ácido glicólico: se extrae de la caña de azúcar. Es una molécula de pequeño tamaño que consigue buena penetración en la piel. Puede irritar. Se indica en manchas, envejecimiento y acné no inflamatorio.

Ácido salicílico: se extrae de las hojas del sauce. Penetra con facilidad en los poros de la piel y tiene efecto antiséptico, por eso es muy útil para desinflamar lesiones de acné. Es muy beneficioso para el tratamiento de manchas.

Ácido mandélico: se extrae de las almendras y tiene la ventaja de no producir tanta irritación como el ácido glicólico, y es más apropiado para tratar manchas, rosáceas y acné en pieles sensibles. Puede emplearse en pacientes con piel oscura.

Ácido retinoico: estimula la formación de colágeno y reduce la dilatación de los poros. Es útil para tratar el envejecimiento de la piel y el acné no inflamatorio.

Ácido tricloroacético: produce coagulación proteica y síntesis de nuevo colágeno. Se indica para tratar cicatrices más profundas y pieles muy fotoenvejecidas. Debe realizarse siempre en pieles claras.

PEELINGS MECÁNICOS

Se realizan con instrumental de microdermoabrasión. La más usual es la punta de diamante. También existen los peelings mecánicos más ablativos que utilizan láseres fraccionados. Actualmente, muchos tratamientos combinan ambas metodologías para obtener mejores resultados. LA MEJOR EPOCA PARA REALIZAR ESTOS PROCEDIMIENTOS ES EN OTOÑO INVIERNO... ASI QUE NO DEJES DE HACER TU CONSULTA. Dra. Benet Maria Jose- Dermatologa- Mat 4903- RE 01305451

 

 

 

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti